Ciencia y arte


Written on February 8, 2009 – 10:03 pm | by Roman

Dado que recientemente he visitado dos exposiciones (una sobre la historia de los videojuegos, y otra sobre el concepto de “optimismo”), este no va a ser un post para aprender física. Hoy me gustaría reflexionar un poquito sobre la relación entre dos conceptos que, a mi juicio, son los que mayormente distinguen a los humanos del resto de los animales: la ciencia, y el arte.

La ciencia, principalmente, pretende el entendimiento racional de los fenómenos de la naturaleza. La tecnología, que también es un tipo de ciencia en si, pretende aprovechar el conocimiento de la naturaleza para favorecer al hombre.

Por su parte, el arte pretende evocar sentimientos mediante el uso de técnicas diversas tales como la pintura, la escritura, el cine, la música…

Por un lado, podríamos estar tentados a pensar que la ciencia es 100% racional, y que en principio no hay factor emocional en ella.

Por otra parte, también podríamos pensar que el arte es 100% emocional, y que en principio no hay factor racional en él.

Error. Ambos aspectos de la humanidad se confunden y difuminan, en ocasiones de manera fundamental. Dejadme que os ponga algunos ejemplos.

Ciencia y arte: ¿dos posibles manifestaciones de lo mismo?

Por un lado, entender un teorema matemático o contemplar una ecuación que describe una ley física puede provocar una reacción semejante a la de observar una pintura o escuchar una opera. Por ejemplo, hay quien califica el algoritmo cuántico de factorización de Peter Shor como una autentica obra de arte de las matemáticas y de la física, una omelette perfecta de matemática tradicional y mecánica cuántica. O, también, algunas ecuaciones tales como la archifamosa E=mc^2 evocan principios tan fundamentales de la naturaleza que, de por si, entrañan una profunda y rara belleza en si mismos. En el caso de E=mc^2 , que establece la equivalencia relativista entre la masa en reposo (m) y la energía (E) de una partícula, se podría incluso decir que es como la Gioconda de la física. Y esto sucede en todos los campos de la ciencia. ¿O acaso hay algún programador que no haya admirado alguna vez un código excepcional de algún programa informático? ¡Hasta los “hackers” consideran que lo suyo es arte!

Por otra parte, muchos conceptos en el arte tienen una base profundamente racional. Por ejemplo, las diferentes escalas y tonalidades en música se rigen por intervalos precisos, matemáticos entre diferentes notas. Las combinaciones “bien sonantes” de éstas se establecen de acuerdo con reglas muy precisas, y combinando muchas notas en el tiempo de acuerdo a estas reglas se generan composiciones musicales como las sinfonías de Beethoven o los temas de los Beatles. Tambien, el arte en la alta cocina (que también es un arte) esta directamente influenciado por la química, y los nuevos cocineros de élite son catalogados como los alquimistas de la nueva era. Así mismo, el uso de nuevas tecnologías como nuevos medios de expresión en el arte parece favorecer una “mecanización” de este con el tiempo. Es decir, hace 100 años admirábamos un cuadro, mientras que ahora además también admiramos la belleza de un videoclip o un videojuego. Y éstos son solo unos pocos ejemplos de la influencia de la ciencia en el desarrollo del arte.

Curiosamente, no pocos científicos recurren a técnicas artísticas para buscar la inspiración en sus avances, los cuales generan importantes torrentes de sentimientos. Mientras que por su parte, los artistas usan métodos científicos y avances tecnológicos para crear sus obras.

Después de todo esto mi pregunta es: ¿existe realmente una línea divisoria entre la ciencia y el arte? Y si realmente es así, ¿dónde empieza y donde acaba esta línea?

A la practica, me parece a mi que ciencia y arte son, probablemente, dos manifestaciones diferentes de la misma cosa: la búsqueda de la verdad y de la belleza por parte del hombre, si es que son cosas distintas.

Post to Twitter Post to Delicious Post to Facebook Post to LinkedIn Post to MySpace

You must be logged in to post a comment.